post

Los Juegos Olímpicos se han convertido a través de la historia de la humanidad en el acontecimiento deportivo más importante y emocionante. En la actualidad este gran evento reúne cada cuatro años a personas de todo el mundo: el comité olímpico internacional está conformado por más de 200 países. Con personas de tantas nacionalidades distintas, ¿imaginas posible este suceso mundial sin traductores e intérpretes? ¿Cómo enfrentan este reto los organizadores?

 

¡Voluntarios!

En cada edición de las olimpiadas existe un equipo llamado Protocolo e idiomas que está formado por intérpretes y traductores voluntarios para cubrir un total de 30 idiomas distintos.

Para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 se reclutaron 8000 voluntarios. Todos están allí para facilitar la relación entre las personas, pues contribuyen a que todos los participantes puedan comunicarse claramente. Como lo dice la directora de servicios de interpretación de Río, Virginia García, ellos son “la voz de Río 2016 para el mundo”.

La convocatoria para voluntarios se publicó en el sitio web del evento en 2014, y cualquier mayor de edad bilingüe con disponibilidad de tiempo tuvo la oportunidad de aplicar, así que tú también podrías participar en las próximas olimpiadas, ¿qué más necesitas saber? sigue leyendo.

 

Los idiomas oficiales

Inglés y francés. El inglés nos suena obvio como idioma predominante para facilitar la comunicación, pero el francés —aunque no es una de las lenguas más habladas en el mundo— le hace honor a Pierre Fredy de Coubertin, fundador de los Juegos Olímpicos modernos, y también logró posicionarse por su importancia en la diplomacia durante el siglo XIX.

Actualmente, el idioma de casa también se considera entre los idiomas principales, en esta edición, el portugués. Pero también puedes participar como intérprete o traductor si dominas, además del materno, alguno de los siguientes idiomas: ruso, alemán, cantonés, mandarín, italiano, árabe, turco, rumano, tailandés, checo, polaco y griego, entre otros.

 

Tarea del traductor voluntario

La tarea del traductor voluntario es traducir, y puede hacerlo en diversas áreas según le asignen: en prensa, entrevistando a los deportistas; en servicios médicos; en tests anti-doping, en la villa olímpica, como acompañante de tiempo completo de una delegación, entre otros.

El traductor voluntario no solo ayuda a la comunicación directa entre deportistas y organizadores, también transmite información dada por los jueces al público que asiste a los eventos —lo que hace con la técnica de la interpretación consecutiva— y además de esta es necesaria la interpretación simultánea en las transmisiones en tiempo real por televisión e internet.

Aparte del gran intercambio cultural, la oportunidad de mejorar el segundo idioma y las habilidades profesionales de traducción, el programa ofrece otros beneficios: uniforme oficial, comida y transporte durante todo el evento, un certificado de participación y preparación exclusiva que incluye un año de clases de inglés.

 

¿Reemplazados por software?

Los siguientes anfitriones olímpicos apuestan por la tecnología para simplificar el proceso de la traducción. El comité de Tokyo 2020 está pensando en resolver el problema de las barreras lingüísticas mediante un avanzado software que estará disponible para dispositivos móviles.

Actualmente, se está perfeccionando el programa de traducción automática del japonés al inglés (y 27 idiomas más) para que se pueda en lugar de un traductor humano. ¿Crees que esta habilidad pueda ser mejor desempeñada por un programa? Habrá que verlo.

 

Requisitos

Aunque los orientales afinen su software de traducción, será necesaria la participación humana en este rubro para las próximas olimpiadas Tokyo 2020. Los organizadores buscan tener 35 mil voluntarios de asistencia lingüística entre los que podrías estar tú.

¿Cumples con los requisitos? Los traductores/intérpretes voluntarios deben tener:

  • Un buen dominio del segundo idioma
  • Preferiblemente, experiencia como traductor o intérprete
  • Al menos 18 años de edad
  • Disponibilidad de tiempo completo durante los Juegos Olímpicos

El registro para Río 2016 se abrió en la web dos años antes del evento, por lo que si quieres ser traductor de Tokyo 2020, aún tienes tiempo para practicar y llegar con un buen nivel al registro en 2018.

 

Sin duda, el papel de los traductores e intérpretes en los Juegos Olímpicos es protagónico. Los profesionales del idioma tienen entre manos —y entre dientes— una tarea que exige gran responsabilidad: hacer llegar los mensajes de manera confiable hasta su destino. Esta oportunidad de hacer posible la comunicación entre personas de distintos lugares del mundo es única; una experiencia que también tú puedes vivir si te lo propones. ¿Te atreves?