Enero-02

Hay varias teorías sobre la literatura de viaje o la novela de viaje. Bajtín escribió algunos ensayos al respecto hace más de un siglo. Es interesante cómo hoy en día, el periodismo, organizaciones como National Geographic y MSF han hecho de esto algo un poco distinto; la literatura de viajes pasó de un relato romántico u odiseaco a un relato humanitario. Se trata de descripciones de lo desconocido por quienes no lo han descubierto, con miras a inspirar sentimientos de empatía, o crear consciencia sobre problemas internacionales como la hambruna y el genocidio.
¿Dónde queda el lenguaje y cuál es la traducción de algo así?
La expresión de un suceso que conmociona el cerebro por lo general se traduce en palabras por medio de la narrativa; los símbolos, los símiles, las metáforas sirven para dejar salir esos sentimientos y pensamientos de trauma. El testimonio como narrativa y la teoría del trauma se han unido a la literatura de viaje para el hombre occidental que vive alejado del suceso real y anda en busca de una consciencia humanitaria. Sin reprocharle nada a este personaje, simplemente, me pregunto si estará buscando el origen de un sentimiento en sí mismo, tal vez la búsqueda por la paz. ¿Podrá encontrarlo en expresiones de este tipo?
¿Cuál es la diferencia entre las oraciones: la guerra en el extranjero y la guerra del extranjero?

la: artículo; guerra: sustantivo, núcleo del sujeto
en: preposición que denota lugar ≠ de: preposición que denota posesión o pertenencia

¿Será que tanto el lugar como la guerra le pertenecen a alguien más? Eso es lo que yace en muchos relatos de viajes a países extranjeros. ¿Habrá algún punto de unión entre extranjeros? ¿Será la traducción un puente para conocernos mejor?

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.