hablar-con-extranjeros

Pareciera que romper el hielo con extranjeros es la situación más temida (y de hecho, accidentada) que puede experimentar alguien que intenta aprender un segundo idioma. No es solo el hecho de entablar conversación con un desconocido, que para los menos sociables, ya es bastante complicado, sino que se trata de alguien que sin esfuerzo detectará las fallas en la pronunciación y los errores gramaticales. ¿Has pasado por esto o próximamente estarás en un escenario similar? Realmente, hablar con alguien que no comparte tu idioma puede ser más simple de lo que imaginas… o una auténtica batalla.

1. Prepara tus temas de conversación de acuerdo al contexto

Primero, piensa en dónde estarás. ¿Irás a un evento con invitados extranjeros? ¿Vas de vacaciones? ¿Comienzas a vivir en otro país? Cada contexto y lugar tiene sus propios temas de conversación y cosas que desearás saber al respecto, y no hay mejor manera de averiguarlas que a través de otras personas. Socializar en otro país o con extranjeros no es muy diferente a hacerlo con tus coterráneos, solo mantén tus temas respetuosos y cordiales y todo estará bien.

2. Busca las frases en el otro idioma

Una vez que tienes listos tus temas, formula mentalmente las frases con las que empezarías una conversación sobre ellos. Luego busca su equivalente, pero ojo, no las traduzcas directamente; tómate el tiempo para dar con la frase que usaría un nativo. Pedir la hora y preguntar por un lugar específico funciona bien la mayoría de las veces. Incluso puedes ensayar y corregir la pronunciación si es necesario, pero…

3. Los puntos 1 y 2 son utópicos

La verdad es que pocas veces tendrás el tiempo y la atención para practicar los 2 puntos anteriores, así que prepárate para lo peor. O no. El contacto con extranjeros nos agarra desprevenidos casi siempre y es mejor echar mano de nuestras habilidades sociales para romper el hielo de la manera menos desastrosa posible. Primero, no te preocupes, los nervios son normales y se acentúan cuando estás inseguro de tus conocimientos sobre el idioma, pero, vamos, nunca lo perfeccionarás si no lo practicas. Sé lo más amigable que puedas para que la conversación fluya naturalmente, pero si no sale bien, no te desanimes; encontrarás a un interlocutor con el que hagas clic.

4. Haz preguntas… pero abiertas

Al iniciar una conversación, ten cuidado con las preguntas que se puedan responder con sí o no. Mejor haz preguntas abiertas que obliguen a la persona a explicar un poco. Puedes hablar de ti, claro, pero no monopolices la conversación; son mejores alternativas hacer preguntas (no muy personales) y, si te preguntan algo, terminar tu respuesta con un ¿Y tú?, porque tendemos a preguntar algo que en realidad quisiéramos responder nosotros mismos. Escucha, mira. Un buen truco para romper el hielo es hacer una observación agradable sobre la persona con quien quieres hablar, por ejemplo, sobre su ropa, y preguntarle más sobre ello. Además de animar a tu interlocutor a hablar de sí mismo. Si empiezas con un halago, habrás comenzado bien.

5. Sigue hablando

Una vez que hayas dado el paso más difícil, continúa la conversación. Seguir hablando hará que adquieras confianza en tus habilidades, así que desarrolla el tema con el que empezaste y busca nuevas direcciones para la plática sobre la marcha, encuentra cosas que tengas en común con tu interlocutor o pídele opiniones sobre algo que deseas hacer.

6. Cierra bien la conversación

Casi tan importante como el principio, el cierre de la conversación debe ser amable y, en los mejores casos, dejar abierta la posibilidad de un próximo encuentro. Agradecer la información brindada, decir que ha sido amable o reiterar la hora y lugar de un compromiso hará que tu interlocutor se vaya con la sensación de que ha hecho algo bueno en el día.

Si llevas algún tiempo practicando, puede ser que conozcas el slang del segundo idioma, pero no te recomendamos intentar usarlo al principio, a menos que estés muy seguro de que es apropiado, porque puedes terminar confundiendo a los demás. Socializar en otro país no es muy diferente de hacerlo en el propio, solo no olvides que sobrevivirás a la experiencia con mucho aprendizaje, aún si gran parte de la conversación se va en explicaciones sobre lo que quisiste decir.

¡Comparte esta historia!

2 Response Comentarios

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.