sin-traduccion

La diversidad lingüística de nuestro planeta es asombrosa: actualmente se hablan más de 7000 lenguas alrededor del mundo. Entre tantos idiomas, las diferentes formas en que se nombran las cosas, situaciones o sentimientos son vastas.

En este cóctel de expresión humana existen algunas palabras ‟intraducibles”, y no es que sea imposible explicar su significado, sino que estas palabras no encuentran su equivalente en español –o en otros idiomas– pues son muy particulares del pensamiento de la cultura de donde son oriundas.

A continuación, te presentamos algunas de estas palabras de distintos idiomas. Si bien no es muy común encontrarlas, conocerlas puede darles un plus al traductor y al intérprete. Y traductor o no, ¿alguna vez has sentido que no puedes explicar con palabras lo que sientes? Sigue leyendo, quizás en otro idioma hay una palabra que nombra justamente eso por lo que atraviesas.

 

Del portugués

Saudade

Esta bella palabra portuguesa nombra un sentir entre la soledad, la tristeza y la nostalgia. Como no tiene equivalente exacto en castellano, incluso hay poemas que se han traducido del portugués conservando intacta la palabra saudade con una nota del traductor al pie de página explicando su significado.

 

Cafuné

Es el acto de peinar a alguien suavemente con los dedos. Nombra una acción tan específica que en español se requieren varias palabras para entenderla. Ni el piojito mexicano es exactamente su equivalente, pero ahora sabes cómo se llama en portugués lo que te encanta hacerle en el cabello a una persona que quieres.

 

Del alemán

Torschlusspanik

Si piensas alarmado ‟¿qué he estado haciendo con mi vida todo este tiempo?” y temes que las oportunidades de alcanzar tus metas desaparezcan porque ya estás envejeciendo, entonces tienes lo que los alemanes llaman Torschlusspanik.

 

Schadenfreude

¿Has sentido un gozo profundo al ver llorar a una persona? Entonces esta palabra te queda, pues se refiere a esa sensación de alegría por el sufrimiento ajeno.

 

Wanderlust

La traducción literal nos diría que es el ‟deseo migratorio” pero resulta imprecisa, pues esta palabra abarca mucho más. Si eres un alma viajera, que ama la aventura, esta palabra expresa lo que sientes: un gran deseo de explorar el mundo.

 

Waldeinsamkeit

Nombra al sentimiento de estar solo en el bosque, conectado con la naturaleza. ¡Algo que en nuestra agitada vida contemporánea nos vendría bien sentir!

 

Del japonés

Wabi-Sabi

‟Nada es perfecto, nada es permanente y nada está completo”, toda una filosofía que invita a apreciar la belleza en lo imperfecto y lo que no está terminado, y el carácter pasajero de todo cuanto existe.

 

Del francés

También hay expresiones que no tienen traducción exacta. Por ejemplo, l’appel du vide nombra la necesidad urgente de saltar desde lugares altos; l’esprit de l’escalier es tener una respuesta ingeniosa o acertada pero cuando ya es demasiado tarde (quizás recuerdes haber tenido esta sensación después de una discusión o un mal encuentro amoroso); mientras que grasse matinée, es pasar la mañana durmiendo. Además, dépaysement, una hermosa palabra que nombra algo no muy grato: el sentimiento de no estar en el país natal.

 

Del árabe

Ya’aburnee

¿A veces deseas morir antes de que la persona que amas muera para no tener que sufrir su pérdida? Esta expresión del árabe, ‟tú me entierras”, se refiere a este deseo.

 

 Del español

Aunque podríamos citar varias, una de las más encantadoras es la palabra duende, que tan bellamente explica Federico García Lorca. Tener duende es tener ese misterioso poder expresivo en el arte y en la vida, saber llamarlo, dejar que entre y se manifieste. Una palabra mágica de nuestro idioma que quizás solo se comprende cuando se presencia un acto artístico o se es poseído por este duendecillo.

 

Del ruso

Toska

El autor de origen ruso nacionalizado estadounidense Vladmir Nabokov escribió: ‟Ninguna palabra del inglés traduce todas las facetas de toska. En su sentido más profundo y doloroso es una sensación de gran angustia espiritual, a menudo sin una causa específica. En el aspecto menos mórbido es un dolor sordo del alma, un anhelo sin nada pues no hay nada que anhelar (…)”

 

Del inglés

Serendipity

Acuñado como serendipia, es un neologismo que el escritor Horace Walpole usó en 1754 a raíz de un cuento tradicional persa: Los tres príncipes de Serendip, y se refiere a un hallazgo afortunado pero inesperado; es lo que ocurre cuando por casualidad, con buena suerte, encuentras algo que no estabas buscando.

 

 

Después de esta particular pasarela, como traductor o intérprete es obvio preguntarse qué hacer al toparse con una palabra sin traducción como las anteriores. La mejor opción es darles la bienvenida a estos invitados lingüísticos; no tratar de traducir en estos casos específicos, pues resulta mucho más enriquecedor explicar que hay una palabra para expresar algo que quizás en otro idioma requiere de varias palabras o frases.

 

El descubrir que existe una palabra que nombra un escenario o sentimiento que reconocemos pero que no está en nuestra lengua materna, nos hace ver que, a fin de cuentas, quizás no somos tan distintos según nuestra latitud. Compartimos mucho tan solo por experimentar nuestra existencia humana.

 

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.