Llega octubre: buscas en todas las tiendas, bazares y artículos de hazlo tú mismo, y te pones creativo para preparar tu mejor disfraz de todas las fiestas de Halloween de todos los tiempos en este 2017… un momento. ¿Te has detenido a pensar de dónde viene este fenómeno? ¿Cómo es que existe un festejo para las almas de los muertos? y ¿por qué se ha vuelto tan divertido?

 

¿Quién inventó la noche de Halloween?

Esta antiquísima tradición es un legado de los celtas, el conjunto de pueblos cuya cultura floreció alrededor del siglo V a.C. en las islas británicas y parte de Europa continental. Al terminar el mes de octubre, ellos celebraban, el fin del verano, de las cosechas, y la llegada de un nuevo año. Festejaban el ciclo de la vida en la llamada Noche de Samhain, ancestro del actual Halloween.

Pero la celebración celta dista bastante de la fiesta contemporánea. El miedo, que hoy nos parece una manera de divertirnos (basta con visitar las casas de terror o ver películas de este género) se vivía como algo verdadero. Los celtas creían que esa noche las almas de los muertos vagaban por la tierra para poseer los cuerpos de los vivos. ¿Disfraces? Todos vestían lúgubres para evitar llamar la atención de los muertos y sobrevivir a esa noche. Divertido ¿…o no?

 

¿Cómo cambió de nombre?

El imperio romano fue conquistador de territorios celtas y apropió sus costumbres, conservando esta fiesta relacionada con el fin de las cosechas. En la caída del imperio, con el advenimiento del cristianismo, igual que como sucedió con otras celebraciones paganas (como la Navidad), las civilizaciones adaptan la fiesta haciendo su propia versión: el Día de todos los santos. De ahí el nombre All hallows eve, que con el tiempo derivó en Halloween.

Los irlandeses, que tienen raíces celtas, conservaron esta tradición, y desde 1845 durante la Gran Hambruna Irlandesa, millones de inmigrantes de Irlanda llegaron a Estados Unidos de América. Así es como esta costumbre llegó a Norteamérica, donde tomó un esperado giro comercial.

 

¿Celebrar el Día de muertos o Halloween?

Antes de la colonización, las culturas prehispánicas de América tenían ya sus importantes tradiciones relacionadas con la muerte. Sin embargo, con el catolicismo llegó como tal a la Nueva España la celebración del Día de todos los santos. La mezcla de dicha festividad con las celebraciones mexicas dio un resultado único, cuyo folklor es muy característico de nuestro país.

Hacia el norte de México suele celebrarse más la fiesta de Halloween (el 31 de octubre) que el Día de muertos (el 2 de noviembre), mucho más popular en el centro y sur. Esto se debe a la influencia de los vecinos estadounidenses, pero, ¿cuáles costumbres compartimos y cuáles no?

 

Los clásicos

  • La calabaza. Proviene de una leyenda irlandesa: Jack, un granjero que por su malicia al engañar al mismísimo diablo no mereció ni el cielo ni el infierno y quedó condenado a vagar solamente con una luz dentro de un nabo para iluminar su camino.
  • Disfrazarse y pedir dulces. Desde la edad media los aldeanos comenzaron a vestirse como personas ya muertas y hacer trucos o travesuras a cambio de obtener ofrendas, comida, bebida o monedas.

Particularmente en México, y a partir del 1 de noviembre, dos elementos típicos de esta época son:

  • El altar. De origen prehispánico, los escalones representan los niveles que debe atravesar el alma en el inframundo para llegar a la paz. Se llena de ofrendas para el muerto a quien se dedica.
  • Calaveritas de azúcar. En principio los mexicas colocaban los cráneos de los sacrificados a los dioses en sus altares, pero el catolicismo prohibió esta práctica y sustituyó a los reales por dulces con forma de cráneo.

 

¿Halloween en otros países?

Halloween, también conocido como la Noche de brujas, es ya un fenómeno internacional. Además de festejarse en países con larga tradición al respecto como Irlanda, Inglaterra y España, ha sido adoptada por países como Bélgica (aunque en diciembre), Francia (llamada La tout saint), Nueva Zelanda, Rusia (donde aún es algo muy, muy exótico) y por supuesto, Canadá.

En la mayoría de los países que lo celebran, los niños salen por la noche a tocar las puertas de las casas para recibir dulces, pero también se realizan eventos como desfiles y fiestas de concursos de disfraces.

También se festeja en Alemania donde, hacia la región sur del país la celebración dura una semana, por lo cual es llamada Seleenwoche (la semana de todos los santos).

Por cierto, Halloween en idioma irlandés se escribe Oíche Shamhna.

 

La noche de Halloween es más que diversión y dulces para los niños. La historia nos enseña que esta fecha puede ser un momento de reflexión, no solo en cuanto a nuestros queridos muertos y ancestros, sino para echar un vistazo sobre cómo nos vinculamos de una cultura a otra(s); mantenemos relaciones con otros países mediante nuestras tradiciones y no solo a través de dominar distintos idiomas, aunque son en realidad una excelente llave para conocer en persona otros sitios del mundo y borrar nuestras propias fronteras. ¿Te gustaría vivir la fiesta de Halloween en otro país? Es una excelente oportunidad para practicar y ampliar conocimientos.

Una pequeña aclaración, si eres traductor o buscas una traducción… Sabemos que en toda la historia de la humanidad siempre ha habido un importante mercado que busca traductores o intérpretes con el más allá. Si bien en Word Factor no ofrecemos ese servicio, los invitamos a intentarlo con estos conocimientos culturales.

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.