cerradura

Cuando entras y miras a tu alrededor no puedes perder de vista las diferentes pantallas y teclados acomodados de una manera particular, siempre cerca de una lámpara y un montón de herramientas para organizar palabras que van desde lápices hasta pizarrones…

…una pila de diccionarios entreabiertos, listas con palabras, glosarios, diccionarios electrónicos, revistas de diferentes temas, libros, manuales, post-its…

El ajetreo de cosas te hace sentir que alguien está ocupado, pero no hay tantas llamadas ni personal, por lo que ni te imaginas que estás en una empresa.

Hay personajes que no podemos ver en este tranquilo espacio, aparentemente solitario; pero están escondidos detrás de cada uno de los libros que vemos y en el texto que está por traducirse: el autor del texto original, el autor de los diccionarios, los miles de escritores de Wikipedia, los animados colegas de Wordreference, Google, Proz.com, el sitio web del cliente, y más allá está el chat con los compañeros de trabajo, el correo del Administrador, la carta del Contador, etc. etc. Aun más escondido, o botado en algún lugar está el teléfono inalámbrico, y todos los números guardados con los contactos para cada pregunta sobre una traducción.

En fin, este cómodo santuario a la palabra escrita es el lugar de donde salen nuestras ideas, y entran nuestros salarios.

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.