contratar-traductor

Todos podemos necesitar en algún momento de un traductor. De acuerdo, seguramente el inglés de tu prima es excelente o el francés de tu hermano, aceptable, y quieras pedirle ayuda para una traducción… pero cuando el documento a traducir realmente te importa, lo más conveniente es contratar a un traductor serio. ¿Dónde?

 

Bueno, en México existen profesionales de la traducción que pueden ayudarte con el mejor trato y la mejor calidad; traductores freelancer y empresas como Word Factor ofrecen diversos servicios, pero ¿cómo puedes saber si es seguro confiar en ellos? ¿Qué cosas tienes que saber antes de contratar?

 

Lo que necesitas

Debes tener claro qué servicio buscas. Quizás requieres la traducción de un documento oficial para trámites en el extranjero y debe ser una traducción certificada, o tal vez eres organizador de un evento que recibirá a un conferencista de otro país y necesitas un intérprete que ayude a comprender a la audiencia no hablante de su idioma.

 

Define a qué público se dirigirá lo que necesitas o si es algo privado, si es de índole legal, personal, para tu página web… en fin, especifica el servicio que buscas e investiga si la empresa lo ofrece.

 

Son expertos

En la traducción la mirada de una sola persona vale, pero es todavía mejor si la empresa cuenta con un grupo de especialistas. En los estándares de calidad la traducción forzosamente pasa a revisión y además a edición, por lo cual, aparte de un traductor, un redactor y corrector de estilo también son importantes para este procedimiento. Y aunque estas especializaciones las puede tener una misma persona, el filtro de un ojo externo es bastante útil, pues concederá mayor limpieza al trabajo.

 

También debes conocer la política de la empresa sobre el acuerdo de confidencialidad de tus documentos en caso de necesitarlo.

 

Son rigurosos

Un servicio de calidad en traducción no se vale de máquinas, sino de humanos. En Word Factor por ejemplo, no confiamos en un traductor automático para el trabajo, como algún traductor con poca experiencia podría hacerlo. Por el contrario, contamos con traductores nativos del idioma que requieres, lo cual hace que las traducciones “no suenen a traducción”, sino a un documento íntegro original.

 

Además, asegurarte de que un profesional hará tu traducción inspira confianza porque él conoce la terminología precisa y el formato necesario para tu documento, y en caso de no saberlo, tiene el compromiso y la ética de contactar a un especialista en dicha materia.

 

Tienen experiencia

Comprobar que el traductor o la empresa tienen experiencia suficiente es un punto primordial. Sí, un amateur puede hacer un buen trabajo, pero quizás descuide detalles importantes.

 

Quizás te sientas más seguro también si solicitas un trabajo-muestra de la compañía. Esto te permitirá observar su desempeño antes de pagar por el servicio. Y aunque no entiendas bien todo el contenido traducido, ¡tan solo apreciar el formato y limpieza de tal seguro te inspirará confianza!

 

Puedes comunicarte

Entre las cosas más importantes a considerar está la comunicación. Asegúrate de que puedas estar en contacto directo con el prestador del servicio. Esto te permitirá expresar tus necesidades, proporcionar al traductor referencias sobre el contexto del documento a traducir, aclarar dudas, pedir cambios al texto una vez traducido, y demás. La comunicación oportuna y eficiente es importante para que quedes satisfecho con el servicio que contrates.

 

El tiempo

Define el plazo en que necesitas tu traducción. Todo trabajo de filigrana requiere su tiempo y traducir no es la excepción. No sacrifiques la calidad por la velocidad. Y anticipa con el mayor tiempo posible tus necesidades.

 

Lo vale

Al contratar un servicio de traducción, buscar el precio más bajo no es lo más recomendable. ¿No debería ser de las cosas importantes? No. Imagínate que alguien quiere venderte un Ferrari en mil pesos. Seguro sospecharías lo peor. Una buena traducción vale su precio porque asegura que tu documento funcione para lo que lo necesitas y, en el caso de un intérprete, que la audiencia salga de la reunión comprendiendo todo lo que el orador quiso transmitir.

 

El costo de la traducción varía, pues depende de muchas cosas: complejidad del documento, extensión por cuartillas (no por páginas), formato especial (como en el caso de una traducción certificada), entre otros.

 

Resumiendo

Recuerda: tu traducción valdrá la pena si al contratar no pones principalmente tu atención en el costo, sino en que…

  • El traductor o la empresa pueda realizar el servicio que necesitas
  • Quien vas a contratar sea especialista y/o cuente con un grupo de expertos para su control de calidad
  • Puedes comunicarle tus necesidades y brindar retroalimentación
  • Quien ofrece el servicio tenga suficiente experiencia en el área

 

Traducir es una tarea compleja que aún no puede ser consignada a una máquina. Una traducción de calidad humana necesita de manos y ojos expertos que estén comprometidos con una entrega excelente. Sí, un amigo puede ayudarte a traducir algunas frases o mensajes en otro idioma, pero cuando la visita de un charlista extranjero o un documento realmente te importan, existen personas que dedican su vida a ello y traducir es su pasión. Así que toma en cuenta los puntos anteriores y permite a los verdaderos profesionales servirte.

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.