interprete-acompanante

 

 

¿Sabes cómo borrar las fronteras del idioma en un mundo globalizado? Lee nuestra entrevista a Pamela Marino, intérprete acompañante, para saberlo.

Vivimos en una era sin fronteras, veloz y globalizada en la que comunicarse es la herramienta más valiosa y prioritaria para muchos. ¿Te has preguntado cómo se hacen negocios entre personas de distintas nacionalidades? ¿Cómo logran las celebridades viajar entre países sin complicaciones de lenguaje? La respuesta es corta, pero nada simple: gracias a un intérprete acompañante.

 

Se trata de un perfil muy específico de intérprete que además de conocer perfectamente su lengua fuente y de traducción, tiene excelentes habilidades sociales, se mantiene al tanto de las noticias internacionales y ostenta una vasta cultura general. Para conocer a fondo la rutina de un intérprete acompañante, entrevistamos a Pamela Marino, quien posee 13 años de experiencia como intérprete inglés-español.

 

Word Factor: ¿Cómo defines el trabajo de un intérprete acompañante?

 

Pamela Marino: Es una modalidad de la interpretación que yo considero muy cercana, en el sentido de que hay mucha convivencia con la persona o personas con las que se trabaja. Generalmente, termina siendo una convivencia intensiva durante el tiempo que se presta el servicio.

 

WF: ¿Cómo es un día promedio de trabajo?

 

PM: Hay todo tipo de acompañamientos; puede ser a juntas, entrevistas, visitas, eventos sociales… la verdad es que no hay una regla. Comienza y termina según las necesidades del cliente. Lo primero que hay que hacer cuando se solicita este servicio es averiguar los detalles de la dinámica, a dónde hay que ir, cuánto tiempo se necesitará interpretación durante cada jornada, etc. De esta forma uno se va haciendo a la idea de lo que va a hacer, qué indumentaria llevar y qué herramientas de trabajo. Si la interpretación se va a requerir durante la mayor parte del tiempo, es necesario que vayan dos intérpretes para tomar turnos, de otra forma es agotador y puede demeritar la calidad del servicio. También hay dinámicas en las que es recomendable llevar equipo portátil de interpretación, sobre todo cuando varias personas participarán o cuando habrá recorridos con explicaciones o juntas con más de 3 personas, entre otros casos. Por lo general, hay un punto de reunión al que hay que acudir para reunirse con el cliente y de ahí uno va con él o ellos al o los lugares en los que tengan planeadas actividades.

 

WF: ¿Qué perfil tienen las personas que sueles acompañar? ¿A qué se dedican?

 

PM: Me han tocado de todo tipo: músicos, escritores, actores, altos ejecutivos de empresas, políticos, personas que realizan investigaciones de varios temas… en realidad puede ser cualquier cosa.

 

WF: ¿Cuáles son tus reglas de etiqueta de oro con ellos?

 

PM: Siempre actuar con prudencia y discreción. Ser profesional en todo momento. Nunca ser demasiado amistosa ni demasiado seria. Establecer con claridad la dinámica, preguntar cómo le parece más cómodo trabajar y hacer estos acuerdos antes de iniciar la jornada.

 

WF: ¿Cuáles son algunos de los retos que has enfrentado como intérprete?

 

PM: Como intérprete uno debe estar informado de todo lo que pasa en el mundo, tener una excelente cultura general y estudiar siempre antes de acudir a cualquier evento. Una de las dificultades a las que uno se puede enfrentar es que pasen de un tema a otro, que hagan referencia a cosas que pasan en el mundo o a uno u otro tema y hay que tener mucho conocimiento a la mano para poder responder a ello. Un reto frecuente también puede ser trabajar con gente que tenga un acento muy marcado o que dé principio cueste trabajo, pero siempre al cabo de un rato uno se acostumbra y logra entenderlo cada vez más.

 

WF: ¿A qué aspecto de tu trabajo te fue difícil acostumbrarte?

 

PM: Algo que me resultaba complicado al inicio era no saber a ciencia cierta qué evento vendría o qué tema me tocaría trabajar o en dónde o con quién. Estas son cosas inciertas para nosotros hasta unos días antes de que se lleve a cabo un evento. La incertidumbre al inicio es difícil, pero con el tiempo uno se vuelve muy flexible ante esto y, de hecho, una de las maravillas de esta profesión es la posibilidad que brinda de vivir una amplia variedad de experiencias.

 

WF: ¿Qué es lo que más aprecian los clientes de tener un intérprete?

 

PM: Que gracias a nuestra labor ellos son capaces de comunicarse adecuadamente con los demás, especialmente porque siempre se trata de querer comunicarse por algo de gran interés para ellos: su negocio, su obra, su proyecto… Es muy común que el cliente termine diciendo que no habría podido haber hecho las cosas sin el intérprete y es verdad, porque somos su canal de comunicación.

 

WF: ¿Qué es lo más enriquecedor de ser intérprete? ¿Qué privilegios tienes por serlo?

 

PM: Como intérpretes, tenemos la posibilidad de aprender de muchísimos temas. Cada evento es una oportunidad de aumentar ese enorme acervo de conocimiento que vamos creando con los años. Además, muchas veces nos encontramos en un contexto en el que se presenta lo más innovador o lo más reciente o lo más avanzado en una u otra área. Nos enteramos en detalle de todo, lo vivimos de cerca, incluso muchas veces son cuestiones confidenciales y tener acceso a ese tipo de información es muy emocionante. También nos toca convivir con figuras importantes y aprender de ellos. Es una profesión llena de momentos y experiencias enriquecedoras.

 

WF: En tu opinión, ¿qué se necesita para hacerlo bien?

 

PM: Es muy importante tener un excelente dominio de los idiomas de trabajo y contar con alguna formación como intérprete. El idioma nunca debe dejar de trabajarse y perfeccionarse. La formación le da a uno las herramientas necesarias para que el trabajo del intérprete no sea solamente la transferencia de palabras de un idioma otro, sino una verdadera comunicación a fondo, y la técnica y herramientas que aprende uno al estudiar esto le dan ese toque de perfeccionamiento que asegura un resultado de muy alta calidad.

 

WF: ¿Cómo te actualizas?

 

PM: Afortunadamente, el mismo trabajo de intérprete me mantiene actualizada en una infinidad de temas, pero, además, siempre estoy investigando y leyendo sobre tendencias en estos servicios, el equipo, sus usos, cómo va evolucionando, etc. Yo diría que investigación constante y curiosidad son básicos para esto.

 

WF: ¿Qué le recomiendas a las personas que se dedican a esto o planean hacerlo?

 

PM: Que estudien, primero que nada. La técnica es muy, muy importante. Que evalúen constantemente sus idiomas de trabajo. Que siempre se preparen lo más posible para un evento y que nunca tengan pena de preguntar la mayor cantidad de detalles posibles de cómo va a ser. Muchas veces los clientes no están conscientes de las cosas que para nosotros son de muchísima utilidad y si preguntamos todos los detalles posibles podremos estar mejor preparados y sabremos responder a lo que se presente en el evento.

 

* * *

 

¿Puedes imaginar la cantidad de cosas que no se habrían logrado sin un intérprete acompañante? Probablemente mucha gente no conocería rayos X ni Pink Floyd hubiera grabado su famoso documental Live at Pompeii… es más, ni siquiera tendríamos jacarandas en la Ciudad de México.

 

¿Te gustaría ser intérprete acompañante? Es momento de ayudar a la gente de todo el mundo a crear lazos entre sí.

 

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.