two-cultures

Una perspectiva distinta dentro de los estudios de traducción es la crítica a esta tarea dentro de los estudios de poscolonialismo. Aquí la fidelidad con el texto de partida es un interminable dilema, una imposición muy criticada, una lucha entre opresor y oprimido. Partamos de la premisa de que la perspectiva del traductor siempre estará presente en el texto, pues como es bien sabido, a pesar de sus esfuerzos por ser invisible al transmitir un mensaje, sus emociones siempre estarán presentes en sus traducciones. Podemos entender, entonces, que cuando se trata de transmitir un mensaje de un pueblo extranjero, muchas otredades, exoticismos e incluso racismos, salgan a relucir. Lo cual ha sido el dilema en los estudios de poscolonialismo, pues solo podemos escuchar esa voz que lleva siglos oprimida a través de un interlocutor que por diferentes cuestiones pertenece a la cultura de la ‟lengua de llegada”.

¿Cuál es la perspectiva sobre la traducción en los estudios de poscolonialismo?

[Translation is] the interpretation of the meaning of a text in one language (the ‟source text”) and the production, in another language, of an equivalent text (the ‟target text”, or ‟translation”), which ostensibly communicates the same message. Translation has long been a contentious area of literary study and questions of felicity or faithfulness to the original versus beauty, or the adequate transference of aesthetic form have received increased and especially nuanced attention in post-colonial theory. […] Translation has become an issue of growing importance in post-colonial studies, particularly with regard to the translation of literary texts from local languages to world languages such as English. [Writers] contend that this continues to reflect the power relations of colonizer and colonized and the patronage systems for the publication and distribution of texts this engendered. Thus translation is also seen as problematic in so far as it continues to privilege English texts over those languages within their own communities. [Edited by Bill Ashcroft, et. al.2000. Post-Colonial Studies, The Key Concepts, Second edition, Routledge)

 

La traducción es la interpretación del significado de un texto escrito en una lengua (el ‟texto de partida”) y la producción de un texto equivalente en otra lengua (la ‟lengua de llegada” o traducción), que intenta comunicar el mismo mensaje. Desde hace tiempo la traducción se ha visto como un área de controversia dentro de los estudios literarios; cuestiones como fidelidad versus belleza, forma versus contenido, adquieren otro matiz cada vez más importante en la teoría poscolonial. […] La traducción, se ha convertido en un problema cada vez más relevante en los estudios de poscolonialismo, en especial en lo que atañe a la traducción de textos literarios de una lengua local a una mundial, como el inglés. [Los escritores] debaten que esto no es más que un reflejo de las relaciones de poder entre el colonizador y el colonizado y los sistemas autoritarios para publicar y distribuir los textos, que surgen de esta misma relación. Así, la traducción se ha vuelto un problema en sí, puesto que privilegia los textos en inglés por encima de otras lenguas incluso dentro de la misma comunidad que habla en estas lenguas.

 

En la teoría poscolonial gran parte de los estudios se basan en las traducciones de un texto. La misma escuela de estudios poscoloniales surgió en las aulas de un país colonizador. La controversia, y la principal preocupación de los académicos es si el mensaje está encerrado en la perspectiva del traductor. Si el traductor pertenece a la cultura colonizadora, entonces, la voz que escuchamos es también del colonizador, mientras que nuestro interés podría ser conocer la cultura del colonizado y ese proceso dialéctico de decolonización.

Es ahí donde entra la ética de quien traduce y la importancia de intentar sobre todas las cosas, ser fiel al original y encontrar el matiz exacto que exprese una equivalencia. Si el traductor logra encontrar una equivalencia acepta la diferencia entre culturas mientras que logra encontrar cuando menos una expresión semejante, que podría significar que hay semejanzas ineludibles entre seres humanos. El lector de un texto literario también tiene la labor de identificar diferentes matices dentro de una traducción, pues es parte del viaje dentro de un texto, y no hacia una cultura.

Un par de preguntas para un colega traductor:

¿Alguna vez se han preguntado si su posición con respecto a la lengua de partida es de superioridad o inferioridad debido a cuestiones de poder o colonización?

Como traductor, ¿en algún momento está permitido tener una postura ‟colonizadora” al reescribir un texto?

¡Comparte esta historia!

Sin comentarios

¡Deja el primer comentario!

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.