slang

La siguiente escena puede parecerte conocida: estás en la casa de la abuela viendo su reality show favorito con ella cuando de pronto escuchas un sonoro ¡Oh mi Dios! salido de la voz de la locutora de doblaje. Dejas de respirar por un segundo y te retuerces discretamente de coraje porque sabes que la expresión en español no es así. Pero antes de ponerte verde, recuerda tu vocación de traductor y empatiza con el colega que adaptó el guion: sabes que interpretar expresiones coloquiales es todo un reto.

 

Por varias razones. Quizás la más evidente es que los códigos culturales cambian entre localidades, ya no hablemos entre países. Gracias a la enorme cantidad de historias, símbolos, refranes y deformaciones del lenguaje de cada lugar, expresiones como Make up your mind o Point taken carecen completamente de sentido para un hispanohablante en sus traducciones literales.

 

Otro factor que interviene es la moda; basta pensar en todos los LOL (Laughing out loud), YSVW (you’re so very welcome), ICYDK (in case you didn’t know) y DBA (don’t bother ask) que aparecen en las conversaciones textuales de los millennials. Definitivamente no es opción traducir las siglas, puesto que nuestros lectores probablemente ni siquiera compartan esa forma de comunicarse.

 

Entonces, ¿cómo estar preparado para traducir expresiones coloquiales? Específicamente respecto al inglés, tenemos una pequeña ventaja: hay suficiente información accesible en internet como para enterarnos de qué significa cada cosa. Googlea I rest my case y llegarás al Urban Dictionary o a The Free Dictionary… y a muchas otras herramientas que no siempre son fáciles de usar, confiables o acertadas, pero sirven para contextualizar. Lo valioso de ellas es que los lectores y hablantes son los principales contribuyentes a su crecimiento; ¿quién mejor que ellos para decirnos lo que sus expresiones significan?

 

De todas formas, no te recomendamos esperar a toparte con una joya del slang gringo para ponerte al corriente en la materia: mejor adélantate y ahorra tiempo en tus traducciones.

 

 

El mejor maestro

 

Ninguna técnica se perfecciona sin práctica, y por práctica nos referimos a conversar, pero no con tus colegas especializados en inglés académico, sino con hablantes comunes, mejor si son jóvenes. Ya hemos mencionado que el amigo nativo es el mejor amigo del intérprete, y también puede ser el tuyo como traductor si imitas sus expresiones y logras aplicarlas adecuadamente. Poco a poco irás identificando estructuras, posibilidades y expresiones fracuentes. Entre más interlocutores encuentres, mejor.

 

Leer a la gente común

 

Ok, no siempre se puede tener cerca a los hablantes nativos, pero igual es posible aprender de ellos. El secreto es saber dónde buscar. Los foros en Internet son un excelente recurso de lectura de lenguaje coloquial, sobre todo cuando el tema te interesa y tiene suficientes comentarios como para aprender realmente. En este sentido, te sugerimos registrarte en Quora, una red donde los usuarios hacen y contestan preguntas de todos los temas, pero siempre ampliamente y desde su experiencia; puedes pasar horas leyendo y, cuando menos lo pienses, estarás buscando el significado de una expresión recién descubierta.

 

Una vez aprendido, guardado para siempre

 

¿Cuántas veces has buscado la misma expresión porque olvidaste su significado? Sí, a todos nos pasa. Por suerte, existen los programas de memoria de traducción como Memo Q, WordFast y SDL Trados, que básicamente se encargan de aprender cómo traduces habitualmente las palabras, frases y oraciones y te sugieren esas opciones en tus siguientes trabajos. La inversión vale la pena si eres traductor profesional y, sobre todo, si estás de acuerdo con que tiempo es dinero.

 

De dónde viene y a dónde va

 

Volviendo al ejemplo del principio, . Nuestro colega guionista no podía elegir ¡Dios mío! (ni alguna otra expresión equivalente) para Oh my God! simplemente porque el doblaje no habría coincidido con los labios de la persona en pantalla. Así que, por más seguro que estés de que To do the laundry se entenderá bien como Lavar la ropa, piensa que si tu traducción se leerá mayormente en España, quizás transmitas mejor la idea del texto con un Hacer la colada… porque has de saber que hasta entre hispanohablantes hay diferencias. Siempre toma en cuenta quiénes serán tus lectores y cuáles son sus códigos culturales, así como el propósito de tu traducción, para hacer un mejor trabajo.

¡Comparte esta historia!

2 Response Comentarios

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.