Spanglish

A modo de comparación con México, la industria de la traducción en Chile no goza de tanto prestigio, dado que la labor del traductor, en términos generales, es poco valorada y reconocida, lo cual redunda en un mercado laboral muy reducido. El mercado nacional resulta poco atractivo y rentable tanto para las agencias de traducción como para los traductores, por lo cual sus mayores oportunidades se generan en el mercado internacional. Si bien en México también aún falta reconocimiento a la traducción, el mercado nacional sigue siendo muy conveniente y mucho más rentable que el chileno.

Aunque en Chile existen muchas más universidades e institutos privados que imparten la carrera de traducción, la mayoría de programas de estudio carecen de los elementos necesarios para formar a traductores bien preparados y con un futuro laboral certero. De hecho, en encuestas sobre empleabilidad, forma parte de la lista de carreras con escaso campo laboral y sueldo muy bajo, lo cual obliga a los egresados a buscar otro tipo de empleos o bien, a buscar oportunidades en el mercado internacional como traductores independientes.

Asimismo, las áreas de trabajo específicas para la traducción son escasas, siendo la más popular de ellas la minería (dada la categoría que tiene Chile como país minero), en la cual es más rentable el campo de la interpretación que el de la traducción, dado que es muy común que se soliciten intérpretes para mineras en diversos puntos del país. Además, algunas agencias realmente solicitan traductores para cubrir otras necesidades y su labor muchas veces queda relegada a la de secretario bilingüe o capturista de datos o inclusive, a la de intérprete.

En México, por fortuna, existen muchas más áreas, como la medicina y farmacéutica, jurídica, marketing, etc., lo cual marca una enorme diferencia al momento de ofrecer servicios de traducción a clientes directos o de trabajar para agencias. Y la demanda de traductores es mucho mayor, lo cual implica una mayor empleabilidad y, por ende, muchas más oportunidades inclusive para traductores de planta, cuyos sueldos son muy atractivos. En cambio, en Chile, las pocas agencias que buscan traductores en oficina ofrecen sueldos bajísimos a costa de trabajo excesivo y plazos irreales, lo cual no solo afecta su economía, sino también su vida familiar y salud.

Además, México cuenta con diversas instituciones en donde se ofrece capacitación continua a traductores. En Chile, lamentablemente, casi no existen tales ofertas, como maestrías, especializaciones o diplomados, ni tampoco cursos afines a la profesión, como de redacción y estilo, de herramientas de traducción asistida por computadora, etc.

Por otro lado, en relación con los idiomas y a diferencia de México y algunos otros países latinoamericanos en donde prima el uso del inglés o el “spanglish”, gracias al tratado del Mercosur se ha difundido más el aprendizaje y uso del idioma portugués en Sudamérica, lo cual redunda en mayores oportunidades laborales para la traducción de documentos en este idioma. Sin embargo, esto se ha hecho patente en solo algunos países, como Uruguay, Argentina y Colombia. En Chile y otros países sudamericanos es poco conocido este idioma y hay pocas escuelas que lo enseñen. Si bien en México no existe tanta difusión del portugués, hoy en día goza de mayor popularidad y existen muchas escuelas privadas en donde aprenderlo; además, poco a poco hay más oportunidades laborales en el mercado nacional para los traductores que trabajan con dicho idioma.

Con respecto al par de idiomas inglés y español, sigue siendo el más solicitado para las traducciones, aunque suele llamar la atención que cada vez es más común que agencias de traducción necesiten traducciones al inglés y no asignen dicha labor a traductores nativos del idioma. Dan por sentado que un traductor del inglés al español está capacitado, lo cual no siempre es así. En México también es bastante común la traducción inversa, pero el requisito casi siempre es ser traductor nativo.

Por último, a modo de conclusión, puede decirse que si bien en ambos países la industria de la traducción carece de reconocimiento y es poco valorada, México es, sin lugar a dudas, un mercado mucho más noble para los traductores. Si bien hay un abuso del “spanglish”, aún existe una necesidad evidente de buenos traductores del inglés al español, sobre todo. Es posible que la cercanía con los Estados Unidos sea la responsable de tal situación, un hecho que siempre nos dará una enorme ventaja con respecto al país sudamericano, la cual debemos saber aprovechar.

 

¡Comparte esta historia!

2 Response Comentarios

  • Valeria  febrero 9, 2016 a las 07:56

    Sumamente real.
    Además, la edad es otra barrera infranqueable cuando decides hacer de la traducción una profesión.
    Pasada cierta edad ya no tienes posibilidad de emigrar y te ves obligado/a a soportar la mediocridad y la falta de colaboración entre los mismos colegas y quienes se sienten incomparables o porque empezaron hace muchísimos años en la profesión o porque cuentan con los medios para salir del país y/o suplir con dinero todo lo que no se encuentra en éste.

    Responder

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.