idioma-para-conquistar-mundo-negocios

Tendemos a pensar que aprender más de un idioma solo es indispensable para los viajeros frecuentes y los altos ejecutivos; el resto de los mortales lo hacemos por gusto, por las circunstancias o por interés personal. Probablemente, sepas que si te encuentras en este último grupo, tus posibilidades de trabajar en el extranjero o para un gran corporativo aumentan considerablemente, pero quizás te sorprenda saber que dentro de poco, la competencia en un segundo idioma se volverá una necesidad para la clase trabajadora de todo el mundo.

 

El jefe

 

La razón es evidente: cada vez más empresas invierten más allá de sus fronteras y abren filiales en países vecinos y remotos, creando oportunidades de trabajo para la población. El lenguaje simplemente no podía ser un impedimento para cerrar contratos, diseñar planes de comercialización y capacitar a los empleados, así que hoy en día y cuando menos por el momento, se exige que mínimo los altos ejecutivos se comuniquen con los directivos en su idioma; pero, pronto también los empleados deberán dominarlo.

 

Ahora bien, adivina cuál es el idioma que manda en el mundo de los negocios. No es ninguna sorpresa que se trata del inglés, puesto que los Estados Unidos y el Reino Unido son potencias económicas. No obstante, sabemos que China es también un gigante de la tecnología y manufactura, pero incluso los chinos deben aprender inglés para vender con éxito sus productos y servicios a Europa y América del Norte. Un artículo de Forbes escrito por la periodista Dorie Clark revela que el 56% de la población europea habla un segundo idioma, contra un 10% de los nativos de Norteamérica, lo que demuestra su poca necesidad de saber otra lengua para hacer negocios.

 

…y qué hay de sus competidores

 

No nos dejemos apantallar por lo que dicen los mismos ingleses y norteamericanos: hay otros idiomas que más vale entender, aunque sea para conquistar nuevos territorios comerciales:

 

  • Portugués. Ni, más ni menos, es el 4to idioma más hablado en el globo. Si bien los representantes famosos son Portugal y Brasil, es este último el que ha atraído la atención de los empresarios en años recientes por su gran potencial económico.
  • Chino mandarín. Como mencionamos más arriba, China es el ejemplo indiscutible de la inteligencia de negocios, y aunque su idioma es el más hablado del mundo (1.1 billones de personas, nada más), es tan difícil aprenderlo que los chinos siempre se nos adelantan.
  • Alemán. No figura en los planes de mucha gente aprender este idioma cuando de comercio se trata, pero es innegable que Alemania es el fuerte económico de Europa. Ofrece interesantes oportunidades de emprendimiento y expansión, además de compartir lenguaje con Bélgica, Suiza y Austria.

 

Hablar idiomas no cierra contratos

 

Pensar que el solo hecho de hablar un segundo (o tercer o cuarto) idioma y saber negociar te volverá un empresario internacional es, por así decirlo, lo menos errado. Pero quienes lo logran, es porque también han comprendido otros aspectos de la cultura del país en el que emprenderán su negocio.

 

Clark afirma que hablar es lo primero, pero a continuación recomienda estar al tanto de las noticias internacionales, pasar tiempo con amigos extranjeros, entender la forma en que la marca debe transformarse para adaptarse a las costumbres de la población objetivo (es decir, transcrear el producto) y elegir vacacionar en otros países en lugar de en el propio.

 

En resumen, los mejores empresarios internacionales son, en realidad, auténticos ciudadanos del mundo, y si tú ya tienes el impulso de hablar otros idiomas, viajar y te especializas en cierto tipo de negocios, tenemos una excelente noticia: estás muy cerca de ser exitoso.

¡Comparte esta historia!

Un comentario

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.