esperanto

Imagina que todos los habitantes del planeta compartiéramos una misma lengua… ¡podrías visitar cualquier parte del mundo y comunicarte efectivamente con cualquier persona sin importar su nacionalidad! Viviríamos en un mundo sin fronteras de lenguaje. Este proyecto fue planteado a finales del siglo XIX con el esperanto: una lengua utópicamente universal.

 

La misión del esperanto

 

Esperanto es el nombre del idioma creado por Ludovik Lejzer Zamenhof en 1887, una fusión de lenguas, principalmente europeas occidentales, como una solución a los problemas de comunicación entre distintos países y culturas: una lengua auxiliar universal fácil de aprender para mejorar las relaciones humanas internacionales.

 

 

¿Cómo surge el esperanto?

 

Ludovik Lejzer Zamenhof  fue un oftalmólogo que vivió en Bialystok, en el imperio ruso (actualmente Polonia) donde se hablaban, además del ruso, alemán, polaco y hebreo. Esta característica políglota de su ciudad natal llevó a soñar al doctor de la visión –literalmente- con un idioma común que facilitara las relaciones multiculturales en su país (¡y posteriormente en el mundo entero!), así que en 1887 escribió un libro titulado: La lingvo internacia (o La lengua internacional) donde sentó las bases del nuevo idioma. Firmó bajo el pseudónimo Doktoro Esperanto –que significa doctor esperanzado- y de ahí tomó el nombre la nueva lengua.

 

¿Es posible crear un idioma?

 

La respuesta es sí. Aunque la historia de los diversos idiomas del mundo se remonta a miles de años y naturalmente es necesaria la colaboración de muchas personas a través del tiempo para constituir una lengua, existe la posibilidad de crear de un idioma, como el Klingon, que se inventó para el universo de Star Trek, o el Dothraki de la exitosa serie de Game of Thrones. Los lingüistas encargados de ello diseñan la nueva lengua a partir del estudio de las lenguas naturales.

 

Para crear el esperanto, Ludovik tomó las raíces de los idiomas francés, italiano, alemán, inglés, y por supuesto, ruso y polaco. Además la gramática del esperanto tiene solo 16 reglas sin excepciones (¡considerablemente fácil en comparación con los tres tomos de la Nueva Gramática de la Lengua Española!).

 

¿Quién habla esperanto?

 

Desde su creación, el esperanto ha tenido gran número de adeptos. Hoy en día existen organizaciones nacionales como la Federación Mexicana de Esperanto e internacionales como la Universala Esperanto Asocio (es fácil deducir su traducción; ya estás aprendiendo esperanto) que se encargan de preservar, enseñar y difundir la lengua, y proporcionar datos interesantes como estos:

 

  • El término esperantohablante designa en español a quien habla este idioma.
  • Casi todos los hablantes la aprendieron como segunda o tercera lengua. Actualmente existen unas mil personas que aprendieron el esperanto como su lengua materna.
  • 100 mil personas utilizan el esperanto en todo el mundo
  • Con apps como LearnBots y Duolingo se puede aprender esperanto desde el idioma inglés

 

Y a todo esto, ¿por qué la mayoría no hablamos esperanto?

 

Aunque un mundo sin fronteras es una idea linda y esperanzadora, (incluso la Asociación Universal de Esperanto fue nominada a un Premio Nobel de la Paz en 2008), la utopía de un idioma neutral común a todos los países se ha visto mermada por distintas razones históricas.

 

Durante los primeros años del siglo XX el esperanto triunfó en Europa; numerosos artistas y científicos adoptaron la lengua y contribuyeron a su difusión. Sin embargo, el esperanto no prosperó como proyecto global, entre otras razones, porque durante la segunda guerra mundial Adolf Hitler vio este idioma como un arma de complot contra el régimen; Stalin lo consideró una lengua de espionaje ruso, y fue muy usada también en los círculos anarquistas en la época del totalitarismo, por lo que fue censurada. Además, un país ganador de esta guerra (opositor del comunismo ruso) impulsaría su idioma como el principal para la comunicación internacional: el inglés.

 

El proyecto del esperanto es quizás una de las más utópicas propuestas para solucionar problemas de comunicación internacional con una sola lengua. Sin embargo, conocer la diversidad de las culturas e idiomas es una de las aventuras más interesantes con las que cuenta nuestro planeta. ¿Te atreves?

¡Comparte esta historia!

Un comentario

  • Jorge  diciembre 19, 2016 a las 06:19

    La anglonizacion del planeta beneficia enormemente a los países anglosajones, consume sus productos se sienten más cómodos en sus países y se sienten más cómodos con personas que todo el tiempo hablan en un idioma que conoce La anglonizacion convertirá al planeta en un enorme gueto yo estudio esperanto en duolingo desde hace tiempo para mi es lo más democrático si se hace nacionalismo anglosajón provocas más nacionalismos porque discriminado por idioma en Cataluña muchos se ben menospreciado en
    su cultura Por supuesto soy un activista por el Esperanto.

    Responder

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.