bon-jour

Cometer equivocaciones al aprender una segunda o tercera lengua es algo normal. Lo imperdonable es quedarse en el error. ¿Por qué resulta difícil aprender una lengua extranjera? Bueno, nuestro primer idioma ocupa gran parte de nuestro cerebro, por lo que al aprender otro idioma, estamos constantemente tratando de discernir entre el primero y el segundo.

Las estructuras gramaticales que estamos asimilando pueden ser muy distintas a las que estamos habituados a usar. Estas estructuras maternas incluso están en nuestra manera de pensar. Entonces, inconscientemente, buscamos ajustar las estructuras gramaticales del español al otro idioma. De ahí vienen gran parte de los errores que podemos cometer.

Así que revisemos las dificultades del francés para un hispanohablante, algunas reglas que podemos usar erradamente si mordemos el anzuelo y acomodamos una construcción del español a otra lengua y unos cuantos errorcillos que pueden ser garrafales si tu meta es ser un excelente francófono.

 

Olvidaste el “de”

Si en español decimos ‟escucho música” o ‟como pan”, recuerda siempre que el francés lleva la partícula ‟de”. J’écoute de la musique. Je mange du pain.

Sí, quizás tu cerebro lo piensa en español como ‟yo como del pan”, pero acostúmbrate a esta regla pensando que si solo dijeras Je mange pain sería como si te refirieras a todo el pan que existe, ha existido o existirá. ¡Sería imposible!

Tampoco lo olvides cuando uses beacoup/peu. Ejemplos:

  • Je mange beaucoup de chocolat.
  • J’ai peu d’amis.

 

Olvidaste los artículos

Si no olvidas los artículos de playa al ir de vacaciones, tampoco olvides estos: los países, las fechas y los sustantivos llevan artículos.

No decimos simplemente Espagne sino l’Espagne, así como le 3 août en “3 de agosto” y en sustantivos como le temps, la force, le courage, etc.

Aunque si pides tiempo a alguien: J’ai besoin de temps, mejor no olvides el primer punto.

Recuerda que hay países que son femeninos, como la france y masculinos como le Mexique. Pero recuerda también que se omite cuando dices, por ejemplo ‟Estoy en México”, Je suis au Mexique.

 

Olvidaste los sujetos

Un error imperdonable: el sujeto implícito. En español sí podemos hacerlo: Estoy en el cine. Es una oración completa, cuyo sujeto todos sabemos que es ‟Yo”. En francés, no es posible asumirlo, siempre será: Je suis au cinéma. Tu fais quoi? Excepto en el imperativo. Ejemplo: Chante!

Recuerda que es normal que llueva en México y que él llueva en Francia y en Québec: il pleut.

 

Olvidaste negar por escrito

La estructura correcta (escrita) de la negación lleva las partículas ne y pas.

Je ne t’aime pas. Je ne vais pas à la fête.

Sin embargo, un hablante nativo que no te ama y no va a la fiesta diría: ‟j t’aime pas” y ‟J`vais pas à la fête”. ¿Notas algo raro? Sí, falta la partícula ne y está considerado correcto, pero recuerda: esto solo aplica al hablar, no al escribir.

 

Confundiste el pour

No podemos traducirlo tal cual. Pour no es nuestro por del español. Úsalo cuando hables de objetivos, mas no de causas, pues para eso están el à cause de (cuando la causa es negativa) grâce à (por causas positivas), o parce que.

Ejemplo: Je viens à Mexico pour étudier.

Pero si no te sientes bien y te preguntan por qué no vas a la fiesta:

Je ne vais pas à la fête, parce que je ne me sens pas bien.

Por cierto, es correcto decir Je viens à Mexico pour étudier si nos referimos a la ciudad, pero si nos referimos al país diremos: Je viens au Mexique.

 

Olvidaste reflexionar

Y con esto nos referimos a los verbos reflexivos, pues no todos funcionan igual que en español. ‟Estoy descansando” por ejemplo, lleva la partícula me: Je me repose, y no Je repose.

De hecho, algunas confusiones pueden venir de relacionar vocablos de otros idiomas. Una transferencia inter cruzada al traducir entre más de dos lenguas. Por ejemplo, rester no está relacionado con el descanso como podríamos confundir por relacionarlo con su parecido a la palabra rest en inglés. Significa quedarse.

 

Olvidaste el sexo

Hablamos del género, para ser precisos, pues no siempre es el mismo que en español. Basta con pensar en lo ilógico que suena decir ‟el leche” o ‟la reloj”. Y para solucionar este error el camino es: memorizar, memorizar, memorizar… aunque hay algunas reglas que pueden ayudarnos a identificar el género si no lo sabemos. Recuerda que a diferencia del español son términos femeninos palabras como hambre, tenedor y coche, y que son masculinos leche, miel y sal.

La faim, la fourchette, la voiture.

Le lait, le miel, le sel.

 

Atajos

Aunque sea más económico escribir malgré que j’aime la limonade je ne peux pas plus en boire,

lo correcto es malgré le fait que j’aime la limonade je ne peux pas plus en boire. La segunda expresión en negritas traducida como ‟a pesar del hecho de que…” (y reducida como a pesar de que…) nos suena rebuscada en español, pero recuerda que queremos expresarnos de la manera más precisa en francés.

Otra simplificación que se ha popularizado por el uso de la mensajería instantánea es escribir sa va?, en lugar del buen Ça va? con ce cedilla (ç). Sí, búscala bien en tu teclado y úsala si quieres expresarte correctamente por escrito.

 

La lógica de lo ilógico

Para el hispanohablante es perfectamente lógica la palabra ochenta, una palabra parecida a ocho (ocho veces diez), y por ello puede parecernos extrañísimo la manera en que un francés expresa esta misma cantidad. 80 = quatre vingt, cuatro veces veinte ¡A multiplicar, para encontrarle la lógica! Y noventa, cuatro veces veinte + diez: quatre vingt dix. ¡A sumar y multiplicar! De nuevo la memoria, la práctica y el habituarse a la lógica del idioma son la salvación.

Las expresiones coloquiales son otro ejemplo de extrañeza para nuestro idioma. Ejemplos: ‟tener la banana”, avoir la banane, es sonreír o estar contento. ‟Tener la cucaracha”, avoir le cafard, estar triste, y ‟tener el durazno”, avoir la pêche, es tener mucha energía.

 

Pronunciación

Recuerda ejercitar tu oído y tu articulación si no quieres cometer más errores al hablar con un francófono. En castellano, por ejemplo, solo tenemos una ‟u”, pero en francés una sutileza en la pronunciación de este sonido puede hacerte decir ‟debajo”, dessous, en lugar de ‟encima”, dessus; o confundir la muerte con el amor (l’amour / la mort) si no escuchas con atención.

Tampoco olvides el sonido dentolabial de la v, pues en español nuestras dos letras b y v se pronuncian igual y siempre son labiales… y recuerda que el francés tiene once sonidos vocálicos.

Ver películas o series en francés con subtítulos en francés también puede ayudarte. El secreto para lograr una excelente pronunciación: práctica, práctica y… ¡práctica!

 

Si te auto-evaluaste con este artículo, esperamos que te haya ido bien en la lista de errores y que sigas perfeccionando tus conocimientos. Si no hablas francés, también resulta interesante conocer estas particularidades del idioma, y debes saber que todos somos capaces de aprenderlo a cualquier edad.

Hablar en otro idioma es como hacer ejercicio. Nunca dejes de ejercitar tu francés si quieres que siga fuerte y saludable. Existen muchos recursos en línea para hacerlo, pero eso nunca podrá reemplazar la presencia humana: un buen maestro y practicar con hablantes nativos o con personas que estén aprendiendo es una excelente elección para ejercitarte en tu meta de ser un francófono impecable.

 

¡Comparte esta historia!

Un comentario

Deja un comentario

Por favor escribe tu nombre. Por favor ingresa un email válido. Por favor escribe un mensaje.